jueves, 21 de abril de 2016



El Mensaje de Jesús es muy simple y muy sencillo: lavar los pies del prójimo. Eso hoy, quizás no esté considerado para los esclavos solamente, porque en los lugares especializados pagas y te lo hacen. Pero, así y todo, lavar los pies como lo hizo Jesús, sin condiciones y gratuitamente es la diferencia que marca la novedad y la grandiosidad del Mensaje.

Y ese es el envío, hacer lo mismo que Él. Sería entonces interesante reflexionar sobre el significado del lavatorio de los pies en la actualidad. Porque lavar los pies es el máximo servicio y la máxima disposición a estar disponible y entregado a amar. Porque sólo el que ama se da gratuitamente.

Pero, también conviene aclarar y matizar que lavar los pies no supone ni significa ser tonto, sino servidor. Porque hay quienes, aprovechándose de las circunstancias alargan los pies para que se los laven sin necesitarlo. Lavar los pies, como hizo Jesús, no es sino descubrir la necesidad de servir a aquellos que lo necesitan y lo piden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.