domingo, 31 de julio de 2016




La vida puede traicionarnos si nos dejamos llevar por las cosas que nos ofrece. La ambición rompe el saco, dice el refrán, pero yo añadiría que también la vida. Porque te esclaviza y te somete a sus caprichos y vicios. En la medida que quieres más y más tu ambición te lleva a perder el sentido de la vida.

Porque la abundancia no te garantiza ni un minuto más tu vida. Tu vida más importante, porque donde te diriges no tiene ningún valor el dinero, ni el poder, ni los bienes ni ninguna moneda de cambio. Al mundo eterno al que estamos llamados sólo vale el amor. 

Y es el amor, entendido como la renuncia a ti mismo para ofrecerte a los demás, la única moneda que se recibe y tiene valor en el otro mundo. Por eso, en este, debemos cargarnos de esa moneda de amor cuyos frutos son las buenas obras. Las mismas que te gustarían que hicieran contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.