lunes, 25 de julio de 2016



No siempre quien tiene más puede más. En las familias ocurre que los más débiles son los que más atenciones y privilegios tienen. Los niños, sobre todo recién nacidos, son el centro del cuidado y amor de todos. Experimentamos que los más débiles son los que reciben más amor.

Pero, en el mundo no ocurre siempre lo mismo. Hay abusos e injusticias con los más débiles y desposeídos. Y si quiere el poder para ser más fuerte y mandar sobre los otros. Todos queremos más, y así pensaron los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan. Querían mejor puesto que los otros. 

Y Jesús deja todo muy claro: «Sabéis que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder. No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro esclavo; de la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.