sábado, 20 de agosto de 2016



Jesús nos habla muy claro: Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “Rabbí”, porque uno solo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos. Ni llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar “Guías”, porque uno solo es vuestro Guía: el Cristo. El mayor entre vosotros será vuestro servidor. Pues el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado».

En el Evangelio de hoy sábado nos descubre que sólo Él es el Verdadero Modelo y Referencia. En Él debemos fijarnos y a Él sólo debemos tratar de imitar. Por eso hay que conocerlo e intimar con su Palabra, para saber cómo conducirnos y a quien seguir.

Amar, que es la esencia del Mensaje de Jesús, no podemos tomarlo de nadie. Porque nadie es ejemplo. Todos somos hermanos en Xto. Jesús, y todos somos pecadores menos Él. Por lo tanto, sólo Él es la medida del Amor que debemos aplicar a nuestra vida. Y, claro, contar con Él es imprescindible para, por su Gracia, vencer todos los obstáculos que se nos presentan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.