jueves, 15 de septiembre de 2016



El sentimiento materno es algo milagroso. No puede venir sino de Dios, que Él mismo ha pensado para su Hijo, el Predilecto, eligiendo a María como su Madre, y a José como su Padre adoptivo. Dios ha querido nacer dentro de una familia, una mujer, María, y un Padre, José. Así, Dios, ha instituido la familia.

Por eso, los pueblos están formados por familias. Familias que se componen de un hombre y una mujer, de los que nacen los hijos. Es la familia natural, la que ha instaurado Dios y la que da continuidad y perpetuidad a los pueblos y naciones.

Un hombre y una mujer que se complementan porque se diferencian. Si no serían iguales. Y no los son. El hombre tiene unas características y la mujer otras. Eso sí, son iguales en dignidad y en derechos, pero son diferentes en naturaleza. Ambos, unidos en el amor, reflejan a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.