domingo, 30 de octubre de 2016

Cambiar un corazón endurecido por la ambición, el poder y la riqueza es misión altamente difícil. Ya dijo Jesús que es más difícil que entre un rico en el Cielo que un camello pase por el agujero de una aguja. Se necesita mucha humildad y actitud de conversión.
                 
El criterio humano está lejos de ese cambio. Necesita la Gracia de Dios para poder convertirse. Sí, puedes, y es necesario, buscar y querer cambiar, pero necesitas dejarte mirar por Dios. Es el caso de Zaqueo. Sentía algo por Jesús y quería conocerle.

Y lo más importante, se dejó mirar y tocar por el Señor. Y cuando entramos en contacto con Jesús, el cambio se produce. Su mirada amorosa y misericordiosa nos invade hasta el punto de que queremos amar como Él nos ama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.