lunes, 3 de octubre de 2016



En muchas ocasiones oímos decir: yo ni mato ni robo, no hago mal a nadie y ayudo a todo el que puedo. Por lo tanto soy buen cristiano. Sin embargo, ser cristiano no consiste en eso, sino en  

Esa es la esencia del cristiano que responde a su fe. Porque la consecuencia de la fe es amar. La fe es la hija de la oración, y la oración la madre de la fe. Quien cree, reza. Y quien reza obra en consecuencia en el amor. Y quien ama actúa como el buen samaritano.

Por lo tanto, un buen cristiano es aquel que vive lo escrito en la ley: Amar a Dios sobre todas las cosas y se preocuparse por el prójimo necesitado de ayuda y de auxilio. No es nada fácil, pero con y en el Espíritu Santo podemos lograrlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.