martes, 24 de enero de 2017

Es verdad que la vida te ha dado padres y, posiblemente, hermanos. Pero a lo largo de tu camino podrás tener hermanos que no teniendo ningún vínculo que les una, si tienen el ADN espiritual que les une fuertemente en Xto. Jesús. Y esa unidad les lleva a estar comprometidos fuertemente el uno con el otro.

En muchas ocasiones los hombres se experimentan unidos por la fe hasta el punto de compartir sus vidas. Compartirlas con todas sus consecuencias. Unidos por el amor, ese vínculo espiritual que nos viene dado por nuestro Padre Dios y nos hace a todos hermanos.

Indudablemente, el mundo sería mejor si los hombres descubrieran que estamos unidos por el amor. Un amor que toma como modelo a Jesús de Nazaret, porque, Él, nos ha amado hasta el extremo de dar su Vida por la nuestra y salvarnos de la esclavitud del pecado. Un mundo que imitando a Jesús resolvería todos sus problemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.