miércoles, 22 de febrero de 2017

https://k30.kn3.net/taringa/4/4/6/0/A/B/peladitovaldez/A54.jpg
Cuando alguien tiene una opinión mal formada de ti, quieres cambiarla, y para ello necesitas darte a conocer o que te digan la causa del por qué esa forma de pensar sobre tu persona. De todas formas, lo que tú pienses de otro condicionará tu forma de vivir respecto a él.

Jesús, cuando lo creyó oportuno quiso saber que pensaba la gente de Él. Pero, lo que más le importó es saber lo que pensaba aquellos que estaban cerca de Él. Muchos no supieron que decir. Respondieron lo que le oían a la gente. Quizás no tenían su propia opinión bien clara. Fue Pedro, como en otras ocasiones, quien se adelantó a decir lo que pensaba.

Sabemos la respuesta, pero lo que importa en este momento que, quizás, lees estas humildes líneas, lo que piensas tú. Hazte la pregunta y respóndetela. Hoy, Jesús, te pregunta a ti. ¿Tienes una opinión sacada de lo que oyes a la gente, o la tienes del conocimiento que tienes de Jesús? Sacas tus propias conclusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.