domingo, 12 de enero de 2014

LA NOCHE: UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

Experimentamos que cuando nos sentimos fuertes y pletóricos de salud y no estamos mal de dinero nos cuesta acordarnos de los demás y menos de pedir ayuda. Nos sentimos capaces de dirigir nuestro destino y no se nos pasa necesitar nada ni de nadie. Incluso llegamos a olvidarnos algo de Dios.

Es el poder y la fuerza lo que nos enorgullece y enciende nuestra dormida soberbia. Es la tentación de creerme fuerte y no necesitar de nadie ni tampoco ser menos que nadie. Es la riqueza de experimentarme grande, suficiente y dueño de mí. 

Posiblemente, por eso, cuando somos ricos, a veces sin tener dinero ni riquezas, perdemos la necesidad de Dios. A Dios sólo se le encuentra en la pobreza y en la humildad. A Dios sólo lo encuentra quién siente la necesidad de ser salvado porque por él mismo no puede.

Y eso sólo se experimenta cuando te sientes pobre, enfermo, necesitado y humilde. Por eso, sólo en esos estados estás en el camino de acercarte y conocer a Dios, porque Él también nació pobre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.