miércoles, 22 de enero de 2014

LA NOCHE: UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

El camino cansa y necesitas el descanso. Pero ocurre que sientes la tentación, no ya de descansar, sino de instalarte en la comodidad. Se entabla una lucha y experimentas tus fuerzas necesitan la asistencia del Espíritu Santo. Tú sólo estás condenado a sucumbir. Son momentos de angustias y de desolación.

El camino es el servicio, pero exige esfuerzo y compromiso. No hay otra opción, hay que lavar los pies del compañero como también otro te los lavará a ti. Así lo ha hecho y lo ha dejado dicho el Maestro. Es un camino mutuo de lavarnos los unos a los otros. Se hace duro, pero ese es el camino.

Descubres que necesitas al Señor por ti mismo. No hace falta que te lo digan, tú lo experimentas. Ahora comprendes cuando el Maestro dijo: "Sin Mí no podéis hacer nada". Pero también recuerda, por la Gracia del Espíritu, que con Él lo puedes todo. Y eso enciende tu esperanza y recobras tus fuerzas.

Sigue adelante. El Señor continua a tu lado y Él levantará tu ánimo, reforzará tus fuerzas y alentará tus esperanzas. Confía y no pares porque Él va contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.