martes, 28 de enero de 2014

LA NOCHE: UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

Es posible que te preguntes por qué tanto sufrimiento. No sólo el que tú experimentas sino el de muchas personas que te conmueven y te sientes solidario. En tu reflexión descubres que es la cosecha que muchos siembran y otros, quizás sin culpa, heredan. Nosotros mismos llevamos esa herencia errante porque nuestros padres se apartaron de Dios.

Y todavía seguimos queriendo ser dueño de nuestro destino y empleamos mal la libertad recibida. Nos empeñamos en ser autónomos y dirigir nuestro camino. Y son los tropiezos propios y de los otros los que nos avisan y descubren que vamos por caminos equivocados.

Quizás debemos ser agradecidos y sentirnos agraciados por tener alertas, aun sufriendo, que nos hablen de  otro camino de esperanza donde la vida sea gozosa y eterna. Buscarlo, a pesar de las dificultades, debería ser nuestra prioridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.