viernes, 14 de febrero de 2014

LA NOCHE: UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

El amor es inmortal, no acaba nunca,  porque lo que es no puede dejar de ser. Sin embargo, ocurre que no se entiende así. Hay mucha confusión al respecto, porque se confunde amor con sentimientos. Y eso sí, los sentimientos si mueren, y lo que hoy te gusta, quizás mañana deja de gustarte. 

Los sentimientos son incontrolables y salen y entran sin pedir permiso, pero el amor no. El amor es un compromiso que necesita la Gracia de Dios para mantenerlo, porque cuando vienen las dificultades y los momentos difíciles nos es imposible superarlos por nosotros mismos.

Nadie puede dejarse de amar cada día para que viva el otro cada día. Es superior a nuestras fuerzas. El amor de una madre se aproxima mucho, pero ya ven ustedes lo del aborto, y ahora lo de la eutanasia... Sólo en el Señor y por su Gracia podemos comprenderlo y superarlo.

Por eso lo del Sacramento del matrimonio. Invitamos al Señor a caminar entre los dos para que cuando tiramos el uno del otro y tendemos a separarnos, Él, nuestro Señor Jesús nos une.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.