jueves, 6 de marzo de 2014

LA NOCHE, UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

Cuando quieres dominar tus pasiones o tus impulsos te sometes a tus propios controles, ya sean físicos o mentales. Se hace necesario ejercitarnos para llegar a dominar nuestra voluntad y emplearla para nuestro bien y para lo que queremos realizar.

De la misma manera, será bueno privarnos de gustos, caprichos y cosas superfluas que nos impidan vivir y realizar las necesarias y fundamentales. En ese sentido, el ayuno, la limosna y la caridad son tres ejercicios que nos ayudan a perfeccionarnos. Pero lo verdaderamente importante no es hacer un cuadro de gimnasia y ya está, sino vivenciar cada día estas actitudes de sacrificio, de desprendimiento y generosidad para que nuestro amor sea cada vez más puro y caritativo.

Dar no es tanto desprenderte de algo sino compartirte y repartirte con los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.