lunes, 21 de abril de 2014

EL ENCUENTRO SUPONE BÚSQUEDA

Sin lugar a duda, si las mujeres hubiesen permanecido en sus casas apenadas por la muerte de Jesús, no habrían descubierto que Jesús no estaba ya en el sepulcro, y que había Resucitado. Afortunadamente, sus ansías de búsqueda, sus afectos, compromiso y unión con el Señor les llevó a acercarse al sepulcro, a no permanecer pasivas e intentar de buscarle, aunque fuese su cuerpo para perfumarle.

Y Jesús responde a ese interés y deseos de buscarle y abrazarle. Se deja ver, se les presenta y les anima invitándoles a alegrarse y que se lo comuniquen a los demás. Les espera en Galilea. ¿Y nosotros? ¿Permanecemos pasivos y sin movernos? ¿No arde nuestro corazón en buscar al Señor?

Mueve nuestro corazón Señor para que no deje de latir en tu búsqueda y se acerque a Ti para abrazarte y permanecer en tu Amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.