viernes, 11 de abril de 2014

LA NOCHE, UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

Hay muchas dificultades que nos ponen los pelos de punta, pero no por eso dejamos de creer en el Señor. Sin embargo, nos cuesta mucho compartir lo que tenemos y guardamos quizás más de lo que debemos. Pensamos que tenemos que cubrirnos las espaldas y, ahí, la fe en el Señor se tambalea. No somos capaces de abandonarnos en sus Manos.

Bien es verdad, que no debemos ser despreocupados y dejar todo en Manos del Señor. Tenemos una cabeza que se nos ha dado para pensar y una inteligencia para ordenarnos y administrarnos. Pero hay prioridades y asuntos que no pueden esperar y que se interponen entre nuestras seguridades y las de otros.

En esos casos será conveniente confiar en el Señor y, a la Luz del Espíritu Santo y abandonados en Él, dejarnos conducir por su Espíritu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.