sábado, 12 de abril de 2014

LA NOCHE, UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

En muchos momentos de nuestra vida hemos acogido con gran ilusión una idea, un proyecto o una vocación, pero luego, en el diluir del tiempo dicho proyecto se ha venido abajo. Ocurre que cuando se trata de nuestra vida, su fracaso nos puede afectar de forma determinante. Posiblemente haya fallado el compromiso, y es que cuando se hacen o deciden cosas si compromiso todo queda en el aire.

El amor es un compromiso, pues cuando se desvanece la ilusión y se evaporan las pasiones, el fuego del amor lo mantiene el compromiso. Seguir al Señor no es cuestión de apetencias, de gustos ni de ilusión. Seguir al Señor es un compromiso de amor que en la renuncia a ti mismo por servir al otro encuentras el gozo y la felicidad que buscas.

Por eso, te experimentas impotente y limitado para amar por tus propias fuerzas. Necesitas la Gracia del Señor para morir a ti mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.