jueves, 10 de abril de 2014

LA NOCHE, UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

Hay muchas cosas que creo debo hacer, pero que luego no las hago. Supongo que el no llevarlas a cabo se debe a que, en unos casos no puedo, en otros no pongo los medios suficientes y por último, en otros me resisto por respeto humano, comodidad, vergüenza o miedo. En todos los casos experimento que mi libertad ha sido sometida y me descubro esclavo y encadenado.

La conciencia entre lo que creo y debo hacer es el resultado de que mi libertad sea realmente libre y actúe sin miramientos ni miedos. Por eso, cuando hablo de fe, debo hablar de en quién creo y si hago lo que esa Persona me propone hacer.

Reflexionar sobre mi fe supone responder a ese Sí a Jesús y ese deber de poner las obras de mi vida en sus Manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.