jueves, 17 de abril de 2014

LA NOCHE, UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

No es fácil aceptar la Cruz. Entregarnos y vivir crucificando nuestra soberbia, nuestra avaricia, nuestra gula, nuestra insolidaridad, nuestro individualismo, nuestro egoísmos...etc., es vivir crucificado cada día en la tarea diaria de la renuncia a vivir amándonos y sí vivir por amor y servicio a los demás. 

Llevar y cargar con nuestra Cruz es estar dispuesto a perder para ganar. Perder esta vida de riquezas, de poder, de victorias, de lujos y privilegios, para darla en entrega, disponibilidad, escucha, caridad, servicio y amor hacia los que lo necesitan y nos piden ayuda. No hay varios caminos, sino uno sólo...

El Camino de la Cruz, la actitud del samaritano, la renuncia al desamor y la entrega al amor. Y para eso te necesitamos Señor, porque nosotros solos nada podemos hacer. Danos tu Gracia para sentirnos capaces de vivir en el amor y experimentarnos resucitados. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.