lunes, 14 de julio de 2014

SOBRE EL TESTIMONIO



Lo mejor sería no usar palabras sino testimonios, porque en ellos están contenidas todas las palabras que queremos decir, y además no pueden ser rebatidas. Parece que el testimonio es contundente y ante él no queda otra respuesta que convertirse.

Sin embargo, la realidad no parece decir lo mismo. En el Evangelio de mañana, Mt 11, 20-24, Jesús vive esa experiencia en las ciudades de Corozaín y Betsaida, donde hizo milagros que no tuvieron respuesta de conversión. Y es que muchos, a los que la Palabra y el testimonio llega, no responden tal y como esperamos que respondan.

No siempre el testimonio convence, pues cuando cerramos el corazón nada nos puede cambiar, pues el Señor se ata las manos ante nuestra libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.