miércoles, 16 de julio de 2014

SOBRE LA FILIACIÓN



No cabe ninguna duda que la familia vincula. Padres e hijos, hermanos y primos, sobrinos y nietos... todos quedan hermanados y vinculados. Y en ese vínculo nace la relación y el amor. Sobre todo si se respetan, si buscan el bien común y viven en la justicia y el amor.

Todo lo que se salga de ahí rompe la buena armonía y desune. A pesar de estar vinculados familiarmente pueden llegar a estar separados hasta el extremo de odiarse. Y es que lo que une es hacer la voluntad de ese vínculo familiar que les exige estar unidos por el amor.

Hoy Jesús nos descubre y nos revela que sólo son su madre y sus hermanos aquellos que escuchan la Palabra de su Padre Dios y la ponen en práctica. ¿Somos nosotros hermanos y familia de Jesús?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.