domingo, 3 de agosto de 2014

 
 
No hay camino sin obstáculos, ni navegación sin tempestad. Los caminantes y los marineros saben mucho de eso, y sostienen su vida en una constante plegaria de auxilio y socorro. En el Evangelio de mañana, Jesús nos anima a que no tengamos miedo: ¡No tengan miedo!, y nos ofrece su Mano salvadora.

Muchos peregrinos, caminantes y navegantes, de la mano de María, la Madre de Dios, han desgarrado de sus gargantas ese grito esperanzado: "Señor, sálvanos", y seguro, como el buen ladrón u otros hijos de Dios, han recibido la Mano tendida de Dios que los salvas.
 
Tengamos esperanza y, junto a san Juan Pablo II, que nos alentó a vivir confiados en el Señor, vivamos la experiencia de sentirnos protegidos y de no tener miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.