viernes, 1 de agosto de 2014

SOBRE LA COHERENCIA



No es nada fácil ser coherente, porque tu palabra te exige cumplirla, y hay momento que se hace duro hacerlo. Sin embargo, ser coherente te dignifica y te da credibilidad y honor, y engrandece a tu palabra. Juan, llamado el Bautista, vivió así. Fue coherente con su palabra.

Y Jesús también lo hizo. Vino a dar cumplimiento a la Palabra del Padre y de acuerdo con su Voluntad así vivió y habló. No fue del agrado de los hombres, pero eso no le impidió ser fiel a la Voluntad del Padre hasta el extremo de entregar su vida por cumplirla.

Nosotros, sus seguidores, ¿estamos también en esa actitud coherente de vivir de acuerdo con su Palabra?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.