sábado, 4 de octubre de 2014



Cuando creyéndome libre busco vivir en mis ideas y satisfacer mis apetencias e ideales, soy todavía más esclavo. Esclavo de mi necedad, de mi ignorancia y de mis pecados. Mi aparente libertad me separa, me enfrenta y  divide. Pronto descubro que ser libre me exige luchar con los que quieren quitarme mi libertad.

Así construimos un mundo de enfrentamientos, de luchas y de imposiciones. Yo te impongo a ti mi libertad y tú dejas de ser libre para obedecerme a mí. Una libertad hipócrita, egoísta, falseada que no corresponde en forma alguna a la esencia que significa ser libre.

Porque libertad es la disponibilidad a acoger la Luz y la Verdad y, siendo libre, elegirla. Porque sólo en la verdad y la justicia se puede encontrar la verdadera y única libertad. Y eso exige amar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.