sábado, 25 de octubre de 2014



Hay quien piensa que todo consiste en hacer buenas obras y ser solidario con los demás. Porque obras son amores y no buenas razones, dice el refrán. Sin embargo olvidamos algo de vital importancia. No podrás hacer buenas obras si simplemente cuenta sólo con tus fuerzas, porque cuando esas obras exijan darte e incluso perder, retirarás tu mano.

Sabemos que cuando tiran del bolsillo escondemos la mano. Sólo agarrados al Espíritu Santo y dejados de su Mano podemos vencernos y darnos por amor tal y como lo hemos recibido del Señor.

Por eso nada puede faltar, ni el amor a Dios, pero tampoco, en Él, el amor al prójimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.