domingo, 26 de octubre de 2014



Lo importante en la vida es descubrir las prioridades. Pero dentro de las prioridades, la prioridad. Y la prioridad es amar a Dios, porque si amas a Dios te esforzarás en amarte tú mismo, pues eres consecuencia de su Amor, y amándote tú amarás al prójimo.

Nunca podrá la ley ser prioridad ante el hombre, porque el hombre es fruto del Amor de Dios. Él es el centro de la Creación y Dios lo ha creado para darle plenitud de felicidad eterna.

¿Cómo se atreve el hombre a priorizar la ley antes que al mismo hombre? No hay otra razón que su soberbia y su sometimiento al Maligno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.