viernes, 31 de octubre de 2014



No son los ricos, los privilegiados, los intelectuales y sabios los que gozan de favores y los primeros lugares. Quizás lo tendrán en este mundo, pero no en el otro, que es el importante y eterno. Allí serán los pobres, los sufrientes, los que lloran, los que padecen insultos, persecuciones e injusticias...

Serán aquellos que, considerándose hijos de Dios, lo buscan siguiendo a su Hijo Jesucristo. Y lo buscan no en los honores, poderes y gloria, sino en el camino de la puerta estrecha, la de la renuncia y el amor.

Porque Bienaventurados seréis cuando os injurien y os persigan, y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.