domingo, 21 de diciembre de 2014



Cuando descubres que todo lo que tienes te ha sido dado gratuitamente, tú experimentas la grandeza de quien te lo ha dado. María, elegida por Dios para que ser la Madre del Mesías prometido, exulta de alegría y agradecimiento por tan alto privilegio.

Se siente humilde por tanta grandeza y maravillas que el Señor todopoderoso hace en ella. Es bendecida entre todas las mujeres, que esperaban la dicha de ser elegida madre del Salvador. Y esa elección recae sobre Ella.

María, llena de Gracia, experimenta la Misericordia de Dios y se entrega como la esclava disponible a que se cumpla la Voluntad del Señor en Ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.