lunes, 22 de diciembre de 2014



El Ángel se le apareció a María, pero también vino para cada uno de nosotros. Porque el Señor, que elige a María para que sea su Madre, se encarna en Ella para acercarse a cada uno de nosotros y ofrecernos la salvación eterna.

¿No te parece que estamos también invitados nosotros a ese mensaje de anunciación de la venida del Señor? Otra cosa es que no queramos oírlo ni hacerle caso, pero Jesús nace a través de María para salvarnos a todos.

Podríamos darnos por enterados que a nosotros también se nos ha anunciado que el Señor nace en Belén, y no es para ser plácidos espectadores, sino para participar en esa venida del Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.