domingo, 7 de diciembre de 2014


La espera necesita paciencia y perseverancia. Muchas cosas hemos perdido por desesperar, o por no tener paciencia. Los frutos necesitan de tiempo y de espera. ¿Cuánto no más la felicidad? Todo consiste en descubrir que somos eternos, entonces la espera no tiene limites.

Porque nuestra espera es una espera para la eternidad. Eso nos promete quien ha venido, viene cada día y vendrá al final de los tiempos ha cumplir su promesa. Una promesa de gozo y felicidad eterna.

No se ha encarnado Jesús para dejarnos luego morir en el tiempo. ¿No te parece lógico?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.