miércoles, 21 de enero de 2015



No pienses que tienes que encontrar al Señor. Es Él quien ha venido a encontrarse contigo, sólo que te ha dado la libertad de elegir. Y eres tú quien tienes que moverte y buscarlo. Él te espera con los brazos abiertos.

Moverte significa caminar hacia Él aunque no lo veas ni lo sientas. Moverte significa abrir tu corazón aunque no sientas que Él está a tu lado. Moverte significa decidirte a encontrarlo aunque no le entiendas. Camina y no preguntes, Él saldrá a tu encuentro.

No intentes entenderlo ni razonarlo más allá de tu pobre y limitada razón. Sólo pregúntate que Él está, porque ha Resucitado y vive. Sólo tienes que estar atento, tratar de verlo en la realidad de tu vida, dejar encontrarte y perseverar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.