lunes, 19 de enero de 2015



Sucede que nos descubrimos sometidos a la ley y percibimos que es la ley la que manda en nuestras vidas. Hasta tal punto que ponemos la ley antes que a las personas.  Así, el hombre tenía que observar la ley antes que sus propias necesidades y configuraba su vida según la ley.

De modo que los presupuestos se hacen según convengan los intereses y no en cuanto al bien común de las personas. Se antepone a la salud otros intereses y gastos de los que podemos prescindir. La educación y la nutrición, incluso los amores que no se pueden perder, se dejan a la deriva.

Así experimentamos como las familias sufren las consecuencias y los pueblos pierden su destino. Se confunden sentimientos y valores, y se rompen compromisos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.