miércoles, 11 de febrero de 2015

Cuando no percibes que las cosas a tu derredor pueden cambiar, buscas soluciones por ti mismo. No es malo hacerlo, pero es mejor buscarla con Alguien que tiene soluciones para todo, y soluciones definitivas y que no puede equivocarse.

Es lo que hizo aquella mujer griega. Corrió detrás de quién tenía la única solución posible. No sólo para dar la salud temporal de este mundo, sino para prolongarla hasta la vida eterna.

Por eso, si se trata de buscar remedios, lo mejor y más inteligente es buscar el mejor de los remedios. El que nunca falla y que da la felicidad y la vida eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.