viernes, 13 de marzo de 2015



En muchas ocasiones queremos dar de lo que no tenemos. Es imposible dar de aquello que no tienes, luego, ¿cómo te empeñas en dar amor, si la Fuente del Amor está en Jesús? Se supone que primero te tendrás que llenar de Dios.

Y a Dios se llega por Jesús. No puedes alcanzar el surtidor de Agua que salta a la Vida Eterna si no pasas por Jesús. Él es el Mediador de toda Gracia que conduce al Padre.

Por eso, si quieres amarle tienes que amar al prójimo. Pero primero tienes que llenarte de Él, para luego repartir su Amor. Así podrás Amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como Jesús, el Hijo predilecto, nos ha enseñado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.