domingo, 8 de marzo de 2015



Es fácil mirar para otro lado y confesar que nadie puede obligarte a pensar como tú crees. Pero por mucho que quieras negar la evidencia, sabes que la vida hay que respetarla. Y no vale decir que tienes derecho a pasarlo bien y a disfrutar del sexo, porque eso exige responsabilidad y compromiso.

Atrévete a ponerte en su lugar. Imagínate feto dentro del seno de tu madre, y condenado por ella a morir por causa de su egoísmo e irresponsabilidad. ¿Te parece justo y digno?

La vida es un derecho de todo ser humano, y el embrión lo es porque pertenece a esa especie.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.