jueves, 26 de marzo de 2015



No es cuestión de duda, sino de fe. No cabe duda, valga la redundancia, que la fe implica riesgos y dudas, porque de ser cierto y seguro, ¿para qué nos hace falta la fe? Pero cierto es que la razón alimenta la fe.

El sentido común, que nace de la lógica y la razón, nos dice que Dios nos ha creado y que nos ama hasta el punto de entregar a su Hijo para rescatarnos del pecado. Eso lo llevamos escrito dentro de nosotros.

Sin saber cómo ni por qué, el hombre busca la felicidad eterna. ¿No es esa la promesa, de parte de su Padre, que nos hace Jesús?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.