lunes, 27 de abril de 2015



Nos pasamos toda la vida abriendo puertas. Puertas que nos ayuden a mejorar o a situarnos mejor. Sin embargo, la verdadera Vida tiene una sola puerta.

Esa puerta es el Señor. Hoy nos lo dice en el Evangelio: Yo soy la puerta; si uno entra por mí, estará a salvo. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia.

El problema es que no terminamos de creérnoslo y cerramos nuestros oídos y corazón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.