domingo, 21 de junio de 2015



El peligro de apartarme del Señor está en que el mundo me tienta y pueda separarme de Él. El Espíritu Santo no se ha quedado para cruzarse de brazo, sino para auxiliarnos y ayudarnos a vencer al mundo.

Y el mundo nos ofrece muchas oportunidades que nos satisfacen y nos llenan de ilusiones. Pero ilusiones que se apoyan en arenas movedizas. Son falsas ilusiones que cuando más confiados y alegres estamos nos dejan en la estacada.

Necesitamos no separarnos de Jesús. Tenerlo cerca como los apóstoles, porque de esa forma podemos acudir a Él en suplica de auxilio. Y también seguros que nos atenderá en el Nombre de su Padre del Cielo que lo ha enviado para salvarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.