viernes, 18 de septiembre de 2015



Con Jesús ocurre eso, pero no pierdes nunca la libertad de tomar tus propias decisiones Experimentas que tu vida mejora, a pesar de que tienes más preocupaciones y problemas, pero notas cierta estabilidad emocional, gozosa y equilibrada.

Con Jesús, tu vida, a pesar de los días grises y oscuros, se ve siempre azul, clara y esperanzada. Nada puede vencerla, ni siquiera la muerte. Los riesgos existen, pero sean como sean siempre sales vencedor porque Él va contigo.


Puedes aparentemente perder, pero siempre ganas. Él es el Señor, dueños de la Vida y la Muerte, ¿qué puedes temer?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.