domingo, 6 de septiembre de 2015




El problema no es lo que se escucha, sino como se escucha. Lo puedes hacer de forma indiferente, ambigua, sin actitud de hacerlo vida en ti o mirando para otro lado. O puedes hacerlo con atención, con respeto y dispuesto a obedecer y vivirlo.

Tu vida será diferente tras la escucha, pero no por eso será mejor. Porque dependerá que verdad has escuchado. Porque puedes escuchar la voz del mundo o la voz de Dios. Dependerá de a quién has escuchado.

Porque sólo el Señor tiene Palabra de Vida Eterna. Todas las demás, sin ser malas, son caducas y desaparecen por sí solas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.