viernes, 25 de septiembre de 2015



Jesús aceptó sufrir su Pasión y Muerte de Cruz. Lo aceptó voluntariamente y libremente. Fue la Voluntad del Padre la que le propuso la misión y por Él fue enviado.

Se hizo Hombre para sufrir como los hombres y por los hombres. Y con su sufrimiento saldar la deuda del pecado. No había otra manera de hacerlo, ni quien lo pudiera hacer. Solamente Él tenía en sus Manos el pagar el precio de nuestra salvación.

Y lo aceptó por amor, entregando su Vida por cada uno de nosotros. ¡Cuando comprenderemos tanto Amor del Padre y del Hijo por cada uno de nosotros! Cambiaría nuestra vida de forma radical.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.