domingo, 13 de septiembre de 2015



Se puede seguir a alguien y no ser por lo que es, sino por tu propio interés. Un seguimiento falso. Creo que eso era lo que sucedía en tiempo de Jesús con los sacerdotes del pueblo Judío. Tenían su propio montaje, y Jesús se los venía a tirar abajo.
                      
Por eso no era Jesús de sus agrados. No le podían aceptar porque les alteraba sus planes de poder y de manejar el culto que ellos habían montado. Y le perseguían para quitarlo del medio.


Jesús quiere saber qué piensan sus discípulos y les descubre su camino, un camino de sufrimiento, de padecimientos y de persecuciones que terminarán con su muerte de Cruz, y de su triunfo de Resurrección. Y ese es nuestro camino, cruz para resucitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.