lunes, 12 de octubre de 2015




La maternidad es algo muy valioso e importante. Los pueblos existen porque existen madres que dan a luz a sus hijos. Pero más importante que eso es el renunciar a tantas cosas para sostenerlos en la vida por verdadero amor.

Ese es el verdadero valor de la madre. No es el hecho de ser madre y de parir a su hijo, sino el de cuidarlo, prolongar su vida, educarlo y darle todo su amor.

Así, Jesús, quiso llamar la atención a todos los que allí estaban proclamando que su Madre era más importante por cumplir la Voluntad de Dios que por ser su Madre. Tomemos ejemplo de María, la Madre de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.