viernes, 16 de octubre de 2015




Lo importante es aquello que siempre va a durar. No me vale estar bien hoy si mañana la cosa se pone mal. ¿De qué me vale estar bien hoy si mañana estaré mal? Luego, tengo que fijarme con quien ando y a quien obedezco.

Porque una mala levadura puede fermentar y estropear la masa. Y estropeada no vale para nada. ¿De qué nos ha servido? Hay que buscar la levadura buena, la que fermentada dé una masa buena, que sirva para siempre. Esa es la buena levadura.

Hay que buscar esa Levadura que hace que la masa sea buena y que viva eternamente. Eso es lo verdaderamente importante. Buscar a Aquel que nos preservará para la vida eterna apartándonos de todo lo que nos pueda perder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.