miércoles, 18 de noviembre de 2015



Sientes algo de vergüenza cuando te han dado una responsabilidad y experimentas que no has estado a la altura de las expectativas. Te sientes frustrado y decepcionado.

Sin embargo, lo importante no es el fracaso o la derrota, sino el excluir todo esfuerzo y responsabilidad por miedo o por pereza. Es ahí donde reside la falta y el problema. Pues, todo nos viene de Dios, hasta el éxito de nuestros frutos.

Bien, es verdad, que Dios quiere nuestra colaboración, pues para eso nos ha dado la libertad, pero por mucho esfuerzo que pongamos, el éxito nos viene de Dios. Todo es por su Gracia, empezando por la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.