martes, 1 de diciembre de 2015



El amor no consiste en sentirte a gusto y placentero. Entre otras cosas, si fuera así, sería demasiado fácil vivirlo. De hecho, la gente busca eso y experimenta que no lo logra. Cuando uno ama en esa clave, no está amando, sino amándose.

Es decir, caemos en el error de confundir el amor con el egoísmo. Y muchos decimos muy seguros y satisfechos que el amor consiste en amar como te amas a ti mismo. Eso es caer en el narcisismo, porque cuando no te sientes bien inicia y provocas la ruptura.

El amor es compromiso. Un compromiso que se traduce en misericordia sin olvidar la justicia. Porque la justicia debe y tiene que cumplirse, pero eso es humano, y Dios no puede quedarse ahí, sino que llega a perdonarte. Pues entonces no sería Dios, ni tampoco nosotros podríamos salvarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.