martes, 26 de enero de 2016




La Voluntad de Dios no es simplemente que se hable bien de Él y se le presente a los hombres y mujeres, sino que al darle a conocer transmitiendo su Palabra, también se viva lo que se transmite. Porque si lo uno no dice lo otro, el Mensaje no llega.

Por eso, cuando le avisan a Jesús que su Madre y hermanos está buscándole, Jesús, mirando a los que le rodeaban dice: «Éstos son mi madre y mis hermanos. Quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre».

No se trata de ignorar a su Madre, sino de exaltarla, porque ella es la primera que cumple la Voluntad de Dios. Pues, por ella, Dios se hizo Hombre y nació por obra del Espíritu Santo, para, tomando naturaleza humana, redimirnos y liberarnos de la esclavitud del pecado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.