sábado, 9 de enero de 2016




Por eso, en el intento de dar una respuesta, el hombre pone a Dios como autor de esa Vida que supone creada por Él. No sabe cómo lo ha hecho, pero su razón le descubre que tiene que existir una Primera Causa que lo explique todo.

Luego, supuesta la vida, se supone que tras el principio viene un final. Y tampoco lo entiende, porque ya vivo su corazón le invita a seguir viviendo. No entiende ser creado para luego morir. Pero, ciego por el pecado se resigna a esa muerte.

Y, entonces, aparece Jesús. Jesús de Nazaret que nos revela la existencia desde el principio de su Padre, y la locura de Amor por salvarnos. Precisamente, lo que arde en nuestro corazón, un deseo de salvación y felicidad eterna. Necesitamos. Señor, el nacimiento de Jesús, su estancia en nosotros y su Resurrección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.