domingo, 24 de abril de 2016



Buscar la felicidad exige primero saber donde se puede encontrar. Porque muchos hombres y mujeres se pasan la vida buscando donde no se encuentra y pierde el tiempo y también la vida. Fundamental es cambiar el rumbo cuando experimentamos que no se encuentra en las cosas de este mundo.

Sin embargo, a pesar de la experiencia, sobre todo de los más viejos, el hombre y la mujer siguen empecinados en buscar en el mismo sitio. Experimenta placeres, éxitos, fama, riqueza, privilegios y todo estimulo y capricho, que en principio le proponen ser feliz, sin resultado alguno.

Todo cansa, se acaba y no llena plenamente. Hasta el constante éxito hastía y no deja satisfecho. Solamente cuando has experimentado el amor de darte en servicio gratuitamente experimentas una extraña sensación que te llena plenamente y te hace feliz. Y es que si abres bien los ojos, la felicidad está dentro de ti. Sólo tienes que darte sin interés, simplemente por amor, a los demás. Es, precisamente, lo que Jesús nos dice hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.