miércoles, 13 de abril de 2016



Ocurre que cuando más solos te sientes buscas situaciones que te ayuden a salir de esa soledad. Y en el intento puedes equivocarte, porque estar solo no tiene que ver con sentirte solo. Puedes estar rodeado de gente y experimentar soledad. Y, al contrario, puedes estar solo y sentirte arropado y acogido.

La soledad está relacionada con la generosidad. Quien comparte su tiempo y lo entrega generosamente, difícilmente puede encontrarse solo. Y es lógico, porque al compartir estás partiendo tu tiempo con los demás y eso te hace experimentar la presencia del otro..

Pero, quien se aparta para no gastar su tiempo con otros y entregárselo a sí mismo se equivoca, porque guardar su tiempo para sí le deja solo ante los demás. Quien no da, no recibe y experimenta la soledad del egoísta. Al final, quizás tenga cosas, pero no tiene con quien compartirlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.